¿Cómo funciona el alquiler de coches?

Arrendar significa alquilar o arrendar y es una solución alternativa a la compra de un automóvil. Se concluye un contrato entre el arrendador y el arrendatario. El arrendador pone el coche a disposición del arrendatario durante un tiempo determinado y el arrendatario debe abonar las cuotas mensuales fijas hasta la finalización del contrato.

¿Cómo funciona el leasing?

La duración de un contrato entre el arrendador y el arrendatario suele ser de dos a cinco años. Desafortunadamente, el contrato de arrendamiento no puede rescindirse. Incluso si el arrendatario queda desempleado, por ejemplo, no puede rescindir el contrato celebrado. El vehículo sigue siendo propiedad del arrendador. El arrendatario solo recibe el derecho de uso de forma temporal y podrá utilizarlo contra el pago de las cuotas mensuales. El seguro, las reparaciones y el mantenimiento correrán a cargo del arrendatario.

Los kilómetros recorridos se determinan de antemano. Si se supera este número, el arrendatario deberá realizar un pago adicional. Los contratos de arrendamiento suelen incluir un seguro a todo riesgo y dependencia de talleres autorizados.

Con el arrendamiento de valor residual, se determina contractualmente cuánto debería valer el automóvil al final del período del contrato. Es importante determinar si los arañazos en la pintura o las manchas en las fundas de los asientos son los signos habituales de desgaste o si se trata de un uso excesivo. Si el vehículo muestra muchas señales de uso y ofrece un rendimiento bajo, el arrendatario debe pagar los daños. El arrendatario asume, por tanto, el riesgo de valor residual.

Una vez que expira el contrato, se puede concluir inmediatamente un nuevo contrato para un vehículo nuevo. Sin embargo, el arrendatario también puede extender el contrato una vez finalizado el período del contrato o comprar el automóvil él mismo contra pago. Por supuesto, el vehículo también se puede devolver al arrendador inmediatamente después de la finalización del contrato.

Con leasing directo, el coche se alquila directamente al fabricante. Con el arrendamiento indirecto, un banco o empresa de arrendamiento alquila el automóvil.

El arrendamiento tiene sentido si desea dividir los costos financieros. El arrendamiento es particularmente útil para las empresas, porque si el automóvil se usa comercialmente, puede ser deducible de impuestos.

Cálculo de la tarifa mensual

La tarifa mensual depende de muchos factores diferentes. El tipo de vehículo es muy importante. Cuanto más caro sea el vehículo, mayor será la tarifa mensual. El kilometraje por año también influye en el nivel de la tarifa mensual. Cuantos más kilómetros desee conducir con el vehículo al año, mayor será la tarifa mensual. El período del contrato también juega un papel fundamental en el cálculo de la tarifa. Un contrato de corta duración significa una tarifa mensual más alta, ya que la caída de valor es mayor en los primeros años de un automóvil nuevo. Si se realiza un pago inicial alto, la tasa mensual es menor. Si no se realiza ningún pago inicial, las tarifas aumentan significativamente. Cuando se alquila sin pago inicial, el pago inicial se divide en cuotas mensuales.

Ventajas y desventajas del arrendamiento

Una clara ventaja del leasing es que no se amortiza todo el valor del coche, solo la pérdida de su valor. La carga financiera mensual por el arrendamiento es menor que al comprar un auto. Conduces un coche nuevo a pesar de tener un capital inicial bajo. Si el vehículo se utiliza comercialmente, los costos se pueden deducir del impuesto. El coche se puede adaptar a sus deseos y necesidades. En la mayoría de los casos, la tarifa mensual incluye los costos de seguro y mantenimiento. La capacidad de hacerse cargo del automóvil después de que expire el contrato también es una ventaja. Por supuesto, el coche también se puede devolver simplemente y el arrendatario no tiene que preocuparse por la venta.
Una gran desventaja es que la carga financiera existe todos los meses. También está obligado por un contrato por varios años. El arrendatario solo tiene derecho a utilizar el coche. No es de su propiedad. El coche debe ser devuelto en perfecto estado una vez finalizado el contrato. Además, la limitación de kilómetros también es un inconveniente, especialmente cuando se supera. En este caso existen costes adicionales.

Total
0
Reacciones


Artículos Relacionados