Consejos para comprar autos usados

Un vehículo recién salido de fábrica con la garantía total del fabricante y todos los extras necesarios: el sueño de un coche nuevo atrae a muchos conductores. Pero no pocas veces, este sueño está asociado con altos costos. Además, no debe pasarse por alto la fuerte pérdida de valor en los primeros años. Comprar un automóvil usado no solo es más lucrativo, sino que las primas de seguro también suelen ser más baratas. Por lo tanto, no es sorprendente que el mercado de automóviles usados ​​en Alemania esté en auge, la gama sea abundante y la búsqueda del vehículo adecuado no sea difícil.

Pero ya sea que se trate de una compra privada o de un concesionario: hay una serie de obstáculos en el camino hacia un automóvil usado. El supuesto trato se convierte rápidamente en una trampa de costos que debe evitarse. Descubra aquí cómo usted, incluso como lego, puede evaluar el estado de un vehículo y qué otros criterios son relevantes al comprar un vehículo usado.

Los fundamentos de Compra de autos usados

Cuando se trata de dudas, no es fácil para los legos evaluar un automóvil. Si carece de la experiencia o si tiene primeras dudas, lleve a un experto con usted para ver el vehículo. Como el diablo suele estar en los detalles, la evaluación debe realizarse a la luz del día. Necesita una linterna potente para iluminar el compartimento del motor o las esquinas del compartimento del vehículo. Si desea escuchar la opinión experta de un experto, tiene la opción de un control profesional en TÜV, ADAC o KÜS. El examen realizado por un especialista naturalmente cuesta entre 90 y 120 euros, pero puede dar una certeza laica. Los costos de reparación pueden aumentar rápidamente a cuatro cifras, lo que puede hacer que la inversión valga la pena.

Particular o distribuidor: ventajas y desventajas

Una pregunta donde las opiniones difieren. No hay una respuesta general sobre si vale la pena comprar a una persona privada o a un distribuidor. Las preferencias y expectativas personales son cruciales aquí. Comprar en un distribuidor comercial ofrece más seguridad, ya que la ley de Alemania exige un año de responsabilidad por defectos materiales. Si después se nota un defecto, el concesionario está obligado a recuperar o reparar el daño. Como persona privada, en todos los casos está bien, ya que la carga de la prueba recae en el concesionario.

En el caso de las ventas privadas, la situación parece menos optimista para el comprador. Un vendedor puede rechazar cualquier responsabilidad por medio de las cláusulas correspondientes en el contrato de compra. La falta de seguridad, por supuesto, se refleja en el precio más bajo. También se beneficia de una mayor selección.

El cuerpo da información sobre el pasado.

Una vez que haya descubierto una oferta atractiva y haya hecho una cita con el vendedor, se trata de evaluar el cuerpo exterior. Si la superficie del vehículo no es lisa o si hay diferencias de color, esto puede indicar daños anteriores causados ​​por un accidente. Examine, entre otras cosas, las ventanas del vehículo. Una piedra que cae en el parabrisas puede costar dinero rápidamente.

El daño visible de la corrosión no debe tomarse a la ligera. Si el óxido es fácilmente visible, el subsuelo generalmente también se ve afectado. Finalmente, es hora de revisar los neumáticos, que deben usarse de manera uniforme y deben tener un perfil suficiente. Si nota daños en los discos de freno, llantas o luces, investigue las causas de los defectos. Un vendedor acreditado no evitará sus preguntas y le informará de antemano sobre defectos en el vehículo.

Evaluación del compartimento del motor y la parte inferior del vehículo.

Revise el compartimiento del motor en busca de signos de corrosión y posibles fugas. Las líneas, mangueras y abrazaderas deben estar en orden. Las marcas de aceite en el motor o las marcas blancas en la tapa de aceite indican posibles daños y una junta de culata defectuosa. Luego verifique el nivel de los fluidos, como el aceite del motor, el líquido de frenos y el agua de enfriamiento. Un nivel demasiado bajo puede indicar malas condiciones de cría en el pasado.

La parte inferior también proporciona información sobre la condición de un automóvil. Es particularmente difícil para los laicos evaluar un automóvil en función de su parte inferior. Al igual que en el bloque del motor, los líquidos que se escapan o la corrosión deben considerarse señales de advertencia. Las soldaduras llamativas también deben verse de manera crítica, ya que indican reparaciones en el vehículo.

Revisión de documentos y documentos.

Si el automóvil está en condiciones razonables, se deben verificar todos los documentos importantes. No deje que sus buenos sentimientos lo engañen: revisar los documentos proporciona información sobre el estado del vehículo y puede revelar un posible fraude. La chequera del vehículo le proporciona las primeras pistas. Si no está disponible o las entradas son esporádicas, se puede suponer un mantenimiento deficiente. Un vistazo rápido al certificado de registro, Parte II, revela el número de propietarios de vehículos anteriores. Si el número de titulares es inesperadamente grande, puede ser un modelo de lunes que haya dificultado demasiado a los propietarios anteriores. En última instancia, el informe de prueba de la última inspección principal juega un papel importante. Verifique si dichos defectos han sido subsanados y cuándo.

 Compare la información del documento de registro del vehículo con el número de chasis. Si los números no coinciden, podría ser un vehículo robado.

Pistas durante la prueba de manejo

Si la inspección y el control de todos los documentos necesarios salieron bien, la prueba de manejo finalmente está activa. Tómese su tiempo Si desea probar el vehículo exhaustivamente, planifique al menos 60 minutos. Para que pueda ver todas las facetas del vehículo, no solo pruebe el vehículo en el tráfico de la ciudad, sino que también se aventure en secciones más rápidas en la autopista o caminos rurales. Los problemas con el comportamiento al conducir a menudo solo se notan a velocidades más altas.

Preste atención a los ruidos inusuales de la caja de cambios o del motor y compruebe la dirección.

Los ruidos de crujidos al girar completamente, así como sacudidas al conducir rápido o el uso retrasado de la dirección indican problemas. Suelte la dirección mientras conduce por una carretera segura y despejada. Si el coche no se mantiene en la pista, hay un defecto. Por último, pero no menos importante, pruebe los frenos, que deben agarrarse inmediatamente y no arrastrarse.

Después de completar la prueba de manejo, revise el compartimiento del motor y la parte inferior del vehículo por última vez. Busque líneas con fugas u otros defectos.

Consejo: una prueba de manejo comienza con el motor frío. Si el vendedor se toma la molestia de calentar el motor antes de la prueba de manejo, puede asumir que hay problemas de arranque.

Total
0
Reacciones


Artículos Relacionados